jueves, 23 de abril de 2009

Mereces una Segunda Oportunidad

Eran las tres de la tarde de un día cualquiera, sonó mi teléfono, reconocí el número, era Mafer*, le contesté el teléfono inmediatamente, como si no hubiera tenido la necesidad de pensar, no instruí a ninguna parte de mi cerebro a hacerlo, solo conteste y le dije: “Mafer, cuéntame...”, esa era nuestro código, no era necesario un “Hola”, ninguna especie de saludo solemne, ni de una introducción innecesaria, siempre hablábamos, no solamente una vez al día sino las veces que resultasen necesarias, no teníamos límites. Aunque hace ya algunas semanas el trabajo y nuestras diversas actividades no nos dejan libres para ese cafecito por la noche.

Ella me contestó con un: “¿Qué haces?”, -bien-, le contesté, hablamos un poco y a la vez de nada, la conversación fluía; hasta que, como si el mundo se detuviera por unos segundos, pensé –algo esta sucediendo-, entonces le dije:
- Mafer, cuéntame que ha pasado.
- Nada, por qué –me incriminó Mafer inmediatamente con una voz temblorosa.
- Oye, te conozco como a mí misma, sé que hay algo que me tienes que contar – simplemente lo sabía, no puedo explicar esa sensación, eran punzadas que penetraban todo mi cuerpo,
- Sí, es cierto, tengo algo que contarte –me dijo con una voz más suave-. Las dos nos quedamos en silencio, yo no quería hablar quería que ella me contara qué estaba pasando. Hasta que me dijo: Sandra, he vuelto con Tito*.

Me quedé en silencio, ella buscaba una reacción, algún signo que demuestre aprobación o desaprobación, solo atiné a escucharla, a entenderla. Hasta que del contexto de nuestra conversación, ella muy sabiamente me dijo: Sandra, todos merecemos una Segunda Oportunidad…

Después de unos minutos, colgué el teléfono; no obstante, durante ese día y hasta el día de hoy pienso en las Segundas Oportunidades.

Creo que todos hemos tenido y hemos otorgado una Segunda Oportunidad, pero cuando alguien merece una Segunda Oportunidad?, cómo mides el arrepentimiento?, cuando reconoció su error?, qué?, entonces nos convertimos en determinados momentos de nuestras vidas en jueces y entes evaluadores de la conducta de nuestros amigos, familiares y parejas?

Es cierto que toda esta evaluación personal implica grados y niveles de perdón, pero en realidad existen esos niveles?, todas estas interrogantes han golpeado estos días el laberinto de mis pensamientos porque yo otorgue una Segunda Oportunidad alguna vez, aposté por alguien, que bueno por circunstancias de la vida no aprovecho en su totalidad la Segunda Oportunidad; pero el problema fue que yo nunca perdoné su error.

Es ahí donde nace mi confusión.

Este post responde a una catarsis personal.

* Por el bienestar de mis amigos, modifiqué los nombres reales de las personas.

10 comentarios:

andrés dijo...

Yo creo que hay veces que no se dan segundas oportunidades, simplemente porque a veces una equivocacion agota todo, por ejemplo: la infidelidad, el maltrato fisico... son cosas que nadie debe soportar (menos una mujer) y si bien se puede perdonar, no se debe seguir con lo mismo, ahi la oportunidad es esteril... bueno es mi opinión, aunque cada uno es libre de decidir

Siempre escribiendo cosas que me dan para explayarme jeje

un abrazo

andrés

Sandra dijo...

andres, es cierto, todo depende de las circunstancias, por eso no termine de redondear la idea y siempre me quedara la incognita del tema, pero en general todos merecemos segundas oportunidades si el hecho es remediable si no hay marcha atras probablemente ni siquiera valga la pena pensarlo.

besos

gracia spor pasar, por leer, por comentar y por hacer catarsis con algo que escribo!

andrés dijo...

Bueno yo creo que hay veces que no se puede dar segundas oportunidades (desde luego en casos extremos) pero eso no significa que no se pueda perdonar, es decir una persona merece perdon pero eso no significa darle una segunda oportunidad para hacer lo que hacia antes, quizas soy medio complicado, creo que lo explico mejor cuando estoy con mis amigos con una botella de vino mientras ellos me hacen miles de preguntas jaja, pero esta bien señorita, lo bello de escribir (como en tu caso) es hacernos pensar estas cosas y dar puntos de vista y saber que al final lo que cuenta es tratar de ser feliz en nuestras decisiones no?

Te contesto tambien por aqui

Un abrazo

andrés

eliú dijo...

no sé que tan larga sea la vida como para considerar segundas oportunidades... me muevo por sensaciones, y a veces creo que siempre hay algo mejor adelante... sea grave o no el motivo, si implica o no perdón, si es remediable o no... sea cual fuese la razón de una primera ruptura, creo que el contexto de ESE momento debe determinar las cosas hacia el futuro... porque luego, solo piensas en las cosas bonitas, consideras una segunda oportunidad y regresas a la realidad inicial... lo que no fue en su año, no fue.




al menos eso pensaré hasta que venga la loca que tumbe todas mis premisas y me haga tragar cada letra escrita, formulada y postulada...

La ChOLa dijo...

Coincido con Andrés en que, existen ciertas situaciones en las que NADIE merece segundas oportunidades.

Sin embargo, y hablando de las situaciones en las que si podemos hablar de segundas oportunidades, creo que si, la verdad es que prefiero enfrentarme y dar esa segunda oportunidad y lucharla a que luego arrepentirme y pensar ¿que hubiera pasado si hubera dado esa segundo chance?.... la duda es algo con lo que yo no puedo vivir, prefiero correr mis riesgos y las consecuencias buenas o malas de haber "elegido" dar esa segunda oportunidad.....

Pero aqui mi abuelita -una mujer sabia- nos diria a todos: errar es humano pero incurrir nuevamente en ese error es de bestias!!!

hablaos!

Omar Méndez dijo...

El ser humano tiende a recorda de lo pasado solo lo bueno, sin embargo, para "El Tunel" y su primera hoja todo es distinto.

Yo he tenido segundas oportunidades, terceras y cuartas y todas han sido parte de la vida.

No hay de qué alarmarse cuando sabes que ya no duelen como la inmediata vez anterior, lo que se advierte de ello es: que si es que duelen menos es porque ya pesan menos, y porque no pegan fuerte.

Cosa que te indica que debemos ir en busca de emociones más fuertes, eso claro, si es que nos gusta las emociones.

Muy buen post sandrita...

Mafer dijo...

sólo puede funcionar una segunda oportunidad cuando realmente estás dispuesto a no recordar lo que te hizo daño en el pasado. Yo decidí dar una segunda oportunidad pero creo que aún no me he reconciliado internamente. No es solo cuestión de darle una segunda oportunidad a la otra persona sino también de dártela tú. Dicen que perdonar no es necesariamente olvidar pero también dicen que solo sabe perdonar el que sabe amar!!!!Gracias por el post, asumí, fácil equivocadamente, que era para mi!!! no estuve nerviosa solo en esa llamada sino toda la semana que te huía porque no sabía cómo contarte.

Sandra dijo...

Ay Mafer, claro que era para ti, ironicamente nunca me contestaste o dijiste que pensabas del post, sabia que te ibas a dar cuenta pero nunca comentaste nada!

Bueno volviendo al tema, para otorgar una segunda oportunidad es cierto tienes que dartela a ti..volver a confiar en lo q creias y no olvidarte de porque diste esa segunda oportunidad...

recuerda el amor implica perdon, pero nunca olvido, una cicatriz se queda por siempre..pero tienes que aprender a convivir con ella

finalmente el amor no lo perdona todo...siempre tienes que amarte a ti por sobre todas las cosas...

carolina sardá dijo...

Ya perdi la cuenta de cuantas oportunidades nos hemos dado, es mas hace unos dias cuando dije esto NO VA MAS he vuelto a decir que hay una posibilidad de redescubrirnos, de ser menos egoistas y de realmente dar y creeme que es dificil hacerlo cuando ya llevas 6 años de casada y lo que sientes ahora no es nada comparado a los primeros meses de amor, nos hemos dicho de todo , nos hemos herido y reclamado mil y un cosas, pero siempre en el fondo hay algo que me dice PODEMOS AMARNOS OTRA VEZ

Sandra dijo...

Carolina:

Las oportunidades son complejas no solo depende de que la otra persona te lo pidan sino de uno mismo de saber si es lo mejor.

Muchas veces somos victimas del cansancion, de no querer pelear mas, de estar cansadas de remas solas, y de amar tanto, que dejamos de lado el punto de vista correcto, no se si es tu caso, pero es lo que siento a veces!.

Por eso la melancolia de lo que escribo y por eso tb que no escribo hace semanas!

Primero que lindo verte por aca que leas estas pequeñas letras que escribo!

Pero nada solamente ten presente algo y como se lo sije a "Mafer" cuando se da una segunda o tercera o cuarta oportunidad se tiene que ser consciente de no retroceder de no sacar en cara de superar, es dificil, por eso muchas personas no evaluan realmente el sentido de una nueva oportunidad!

En fin, realmente espero que eso que redescubrir sea la escencia necesaria que reviva todo, que alimente a la flor y lo convierta en el bosque de antes.


Recuerda que lo peor es herirse porque hay heridas que no se borran que quedan cictrices de por vida ... y eso puede complicar la nueva oportunidad.

Oye quedemos para ver tus cosas!!! te mando mi mail para que me mandes la direccion smercadoaz@gmail.com